Ojitos salvadoreños


Ojitos salvadoreños,

que le habrán hecho a mi corazón,

que ya nada lo consuela,

trae una pena sin solución.

 

Los he buscado en Santana,

en Sonsonate y en San Miguel.

Quien sabe a donde habrán ido,

si no los miro me moriré.

 

Que tienen, no me lo explico.

Que han hecho, yo no lo sé.

Pero si no los encuentro,

palabra de hombre que moriré.

 

Ojitos salvadoreños,

que son los dueños de mi querer.

Letra y música de Fernando Valadés Lejarza